domingo, 20 de diciembre de 2015

Las colmenas de mi abuelo Emilio


Mi abuelo Emilio tenía el extraño, asombroso don de que sus animales parieran muchas crías, sanas, robustas, hermosas, que se convertían todas rápidamente en animales espléndidos.
De mi vida con él cuando me crió en el campo, no sé bien si recuerdo lo que pasó o lo que imaginé que pasó en base a los relatos de mi madre.

Lo cierto es que recuerdo que lo acompañaba a cosechar la miel. Las abejas no lo picaban, ni a mí. Íbamos de cajón en cajón, por un campo verde claro, de pastos que reflejaban la luz del sol, tanto que yo apenas podía abrir los ojos. El terreno estaba inclinado desde un monte de eucaliptos hasta un cañaveral que bordeaba el arroyo. Mi abuelo siempre me hablaba. Embardunaba un palo con miel y me lo daba. A cada rato hacía eso; chupando esos palos, yo comía kilos de miel. Cuando llegaba de trabajar, mi mamá lo retaba, pero él no le prestaba atención. Mi papá también estaba todo el día trabajando. En la casa del campo estábamos solos, mi abuelo y yo. Creo que él también la pasaba bien conmigo. Hacíamos muchas cosas, íbamos a pescar en su bote, picábamos maíz para las gallinas, hacíamos la quinta, lo acompañaba cuando andaba en sulky, escuchábamos música en la radio. Pero a mí lo que más me gustaba era cuando salíamos a cosechar la miel. Pienso que cuando me muera, me voy a ir a ese campo, me voy a encontrar con mi abuelo y me va a llevar de la mano hasta las colmenas.






martes, 8 de diciembre de 2015

Vuelve a mí


¿No es cierto que nunca me vas a engañar?
¿No es cierto que nunca vas a besar las tetas de otra?
Y si lo hacés, lo harías porque sos bien machito...
Sí, lo vas a hacer, pero entonces, ¿no es cierto que te vas a conseguir a una perra bien perra? ¿Una que me criticará, y tratará de separarnos, y que te hará la vida imposible, y te engañará con otros, y tirará para su familia antes que para vos?
Te vas a conseguir una que más temprano que tarde te darás cuenta de lo vulgar que es, de lo sucia que es, de lo mal que hace las cosas, de lo terca que es, de la desidia con que te trata.
A poco andar te darás cuenta de que ella tendrá sus cosas, su vida, fuera de vos, una vida en la que te prohibirá entrar. No será como yo, no dejará todo por vos como hago yo, que te doy mi vida incondicionalmente, que por vos soy capaz de abandonar todo, por vos vendo todo, por vos, mi alma, me cago en mi país y por vos, amor de mi vida, sabés que dejo a tu padre.

Ella no será así, no hará como hago yo, así que estarás un tiempo soportándola y luego volverás, solo, a nuestro dulce y tierno amor.






lunes, 14 de septiembre de 2015

El tío de Betancur


Conocí el pueblo de Betancur a los 14 años. Yo estaba leyendo Cien años de soledad, pero sólo mucho después habría de relacionar al pueblo con la novela. Habíamos ido a visitar a un hermano de mi abuela, un viejo muy flaco, hecho nada más que de hueso y fibra, y con una mirada sonriente y dulce. Yo le estudié el parecido con mi abuela: la nariz importante, la forma del pelo, el color de la piel. La mirada no, porque mi abuela era dura como un águila, y este señor parecía necesitar quererte desde el momento en que te veía.
Pasamos una linda tarde. Yo me entretuve afuera de la casa, con unos chanchos en un chiquero y caminando por ahí. Encontré un arroyo, saqué el libro de la mochila y me senté a leer en una piedra grande. Más tarde, en la cocina medio a oscuras, cuando todos mateaban, mi tío me preguntó por mí, sin presión, sin demasiado interés, pero haciendo un silencio como para escucharme hasta que yo no tuviera más qué decir.

Fue años más tarde, en un velorio, que escuché que contaban que en la época en que aquel tío era joven, Betancur tenía nada más que dos putas, una vieja y una joven. Él era cliente de la joven, y cuando se le mató el hijo, en lugar de quedarse con su esposa, fue a estar con ella. Para consolarlo, la mujer le perdonó toda la deuda de un año, porque el tío había andado mal de trabajo. Y eso fue el principio de otra cosa, porque el tío ya no volvió con su mujer. Se quedó con la puta, que dejó de ser puta para casarse con él. Tuvieron tres chicos y anduvieron con la frente en alta. Anduvieron fortaleciéndose juntos.






viernes, 4 de septiembre de 2015

Como entonces


Tengo una amiga de hace muchos años, pero muchos, de cuando estábamos en la universidad. 
Aunque nos veíamos intermitentemente, siempre fuimos compinches. Siempre nos entendimos los chistes y nos reímos de las mismas cosas. 
A veces pasaba mucho tiempo sin que nos viéramos. Pero esta vez fue más largo que nunca, como un año, o tal vez más. Me llamó la atención y la llamé. Empezamos a no encontrar el momento de vernos, hasta que me pareció que nos estábamos yendo al carajo y casi la obligué a que nos viéramos.
Cuando nos encontramos estábamos un poco tensos, pero ella lo estaba demasiado. Recién como a la hora soltó -y entonces soltó todo: se había operado para tener las tetas grandes.
Me dijo que le daba vergüenza que yo supiera, que sentía que estaba desnuda. Le dije que comprendía, porque siempre nos habíamos reído de eso, pero que, bueno, ya estaba, incorporaríamos las dos nuevas criaturas a nuestra amistad.
Nos reímos, se distendió, volvimos a la confianza de antes.
Sin embargo, quizás percibió mi intento por disimular mi sentimiento, que era una mezcla de decepción con melancolía de sus pequeñas tetas que quise tanto, y de nuestra amistad original.
No sé si recuperaremos lo que perdimos, si volveremos a ser los amigos que fuimos. Quizás ya no nos veamos tan seguido.
La vida cambia los códigos y yo me estoy poniendo rígido para asimilar los nuevos.
Pero bueno, fuimos tan felices todos aquellos años.









lunes, 31 de agosto de 2015

El amor en la cocina


Clark es el actual marido de mi mamá. Un gigantón de 160 kilos de músculo, que hace asado todos los días, con unas manos que no necesitarían mayor esfuerzo para arrancarle la cabeza a un perro mediano y que hace unos meses se desplomó de un techo —se partió el cráneo y seis costillas, y resquebrajó el piso.
Mi mamá lo cuidó hasta que sanó y hace unos días Clark cuidó a mi mamá, que estuvo en el hospital internada por una crisis cardíaca y respiratoria que casi la mata. Han hecho una buena pareja. Son compañeros como dos perros.
Una tarde Clark salió de visitar a mi vieja en terapia intensiva con los ojos rojos: mi vieja la había dicho que en toda su vida nadie había estado junto a ella como él. Luego él le propuso, cuando ella tenía una pata del otro lado y más bien la conectaban con este mundo las mangueritas y los cables, que tenían que mudarse, comprarse un lugar para ellos solos, un lugar lindo, sin gatos, sin mugre, sin la sobrecarga de trastos y pasados que estorben, enreden y maniaten. Fue una gran jugada. Estoy seguro de que esa propuesta sacó adelante a mi mamá mucho más que la medicina.
El cotidiano que llevan en la cocina, tomando mate, charlando con la tele prendida y el loro en el patio, es lo más parecido que he conocido a la eternidad. Sin embargo, se mueven. Un día llegué a visitarlos y resultó que se habían casado. Un cura amigo de Clark al que habían recibido cuando fue a ver a la Virgen, desplegó el sacramento allí mismo, en la cocina. Clark se paró, mi mamá se secó las manos con el delantal, se pusieron juntos lado a lado y el curo hizo el ritual más tercermundista del que tengo noticia.
Yo, que había creído que mi mamá acabaría su vida sola y renegada, enfrascada en los chalecos de sus neurosis, tiene el amor y la vida más linda entre las personas de nuestra familia.
Es algo que me da mucha esperanza.

Bravo por Clark y por Louise.






jueves, 27 de agosto de 2015

La cruda realidad



La realidad de hoy, según los diarios, las radios, los noticieros de televisión y TN, y en los taxis, los cafés y los almuerzos de empresarios:
30% el tipo que mató a la periodista y al camarógrafo
45% las elecciones de Tucumán, con el oficialismo ganador y la oposición denunciando fraude
15% un tipo que mató a la mujer en un country
El resto: el Gobierna niega los pobres, fútbol, Tinelli.

Y TODO lo demás temas, 1%, aproximadamente.

Hay temas como la medalla de oro de Bolt en los 200 metros, que pasarán tan rápido como Bolt.
Con la misma velocidad pasó esta noticia: “Payasos por ley en los hospitales de Buenos Aires / Los hospitales de la provincia de Buenos Aires, la más grande del país, tendrán que contar pronto con payasos que ‘humanicen’ el tratamiento de los niños enfermos, de acuerdo a una ley promulgada este miércoles”.
Noticia de la BBC.
Hay una cantidad de ingredientes que se le asigna a un hecho para hacerlo noticia. La trascendencia, la fecundidad, el poder sobre la vida de las personas podría primar como criterio.







miércoles, 26 de agosto de 2015

Un idiota



"Idiota, le dijo Kovalenco, la vas a dejar por inmaduro, sin darte cuenta de que es un ser mágico."


Gracias por el ángel


Alguien le mandó un ángel y el ángel le ha dicho, palabras más, palabras menos, algo como esto:

Podés caminar como camino yo.
Caminar y hablar como hablo yo.
Podés mirar y decirme qué ves
—mirás y sólo me verás a mí
Si mirás por todas partes
Podés caminar y hablar como yo.
Con un poco de práctica podés vivir, caminar y hablar como yo
Si es lo que querés
Podés parecerte a mí, hacer círculos a mi alrededor
Pero antes yo voy a hacer círculos alrededor tuyo
Antes voy a caminar alrededor del mundo
Voy caminando por el mundo
Yo… vos podés
Pero primero mostrame lo que hacés.



Letra y música: David Byrne.

Encendidos


Estamos conectados de una manera intensa.
Muchos no se despegan de los mensajes de correo electrónicos, sms, facebook, twitter, instagram, whatsapp, wechat.
Es como tener la radio o la tele encendida todo el día.
Las noticias encienden, no te sueltan.
Como no te suelta el celular.
Como el taxista que te habla todo el viaje.
No te dejan pensar, hacer una pausa, respirar.
Somos una masa en la que no hay lugar para que un individuo respire por las suyas.
Una sola chispa alcanza para incendiar todas las cabezas, todas las sensibilidades, todos los juicios, al mismo tiempo.
Todo es un solo grito.
Todo es Cadena Nacional.

Acabo de ver en la plaza tres chicos jugando al fútbol; dos de ellos tenían la camiseta de Barcelona, uno gritó “¡yo juego de doble cinco!” Todos los adultos alrededor estaban haciendo algo con sus teléfonos celulares. Todos veían el video del tipo que mató a tiros a una reportera y un camarógrafo.




martes, 18 de agosto de 2015

Síndrome


Noto en el gimnasio que todo el mundo me mira. No miran mis músculos ni veo en las miradas admiración, ni curiosidad. Más bien veo algo entre la extrañeza y la reprobación. Lo que sucede es que no voy vestido a la moda del gimnasio. Más bien, o plenamente, voy vestido con un estilo Pepe Mujica, que me va perfecto para lo que voy a hacer, un trotecito de viejo arriba de la cinta. Y ¿qué les pasa a los demás, que para ir a desentumecerse de la vida chota que llevan como tristes empleados o amas de casa, se tienen que vestir como les mandan? ¿No les alcanza con que les hagan vivir una vida de esclavos, que voluntariamente necesitan ir a someterse a un look?


Además tengo problemas con mi aprendizaje del idioma chino. Mi cerebro debe estar liberando litros de la hormona de los niños que padecen ese Síndrome de Pendejo Insoportable, que hace que no pueda aprender nada sin hacerlo demasiado mío instantáneamente. Si me dan a repetir un fonema, inmediatamente me pongo a ensayar sonidos hasta que encuentro el que me parece adecuado, que por supuesto, está alejadísimo del que debo pronunciar para que me entiendan. Me dicen una palabra nueva y ya la estoy usando para construir oraciones, sin saber nada de las reglas gramaticales, pero dichoso por construirlas y encantado con la coherencia que consigo en el resultado, aunque, nuevamente, he surgido con algo que en chino no tiene ton ni son.





lunes, 17 de agosto de 2015

Otra vez con este libro


Escucho siempre los mismos discos, leo siempre los mismos libros, veo las mismas películas.
No necesito la extensión, menos no perderme la novedad.
Prefiero meterme en las profundidades en las cosas buenas de mi mundo. Siempre las cosas buenas tienen algo más para dar.










 

Chino, idioma sagrado


Aprendí otros idiomas sin gran preocupación, en la calle. Hablo un inglés de portero, un portugués de analfabeto, balbuceo un francés de vendedor callejero llegado de Ubekistán y un alemán infantil de un error atrás del otro. En el caso del chino me asombra lo uniformemente extendida que está entre muchos de los profesores que conozco la dureza. Si me equivoco se me dice que "está MAL" en lugar de "es corregible o mejorable". Si se me ocurre suponer o inventar, sufro una condena.  Siento que el idioma chino es sagrado, y que lo estoy tocando con las manos sucias. Si me equivoco, cometo una afrenta contra algo tan venerable que sólo cabe que me arrodille y solo me pare cuando pueda decirlo de modo perfecto. Me resulta muy desalentador.






WTF Face Swap. .. These disturbing ass face swaps mane

domingo, 16 de agosto de 2015

Qué olor a química


Dentro de un par de meses cumpliré 53 años. Hace 30 que hice el servicio militar y aún sueño, cada tanto, que vuelvo. Y hace 40 que hice la secundaria y aún hay cosas que me retienen en ella, como lo que hacía el Gringo Pérez, y recuerdo que era plena dictadura, y que la dictadura se había metido dentro de las escuelas y las aulas, lo que hacía de tirarse un pedo durante las pruebas, cuando la profesora se acercaba por el pasillito entre los bancos adonde él estaba. La profesora de Historia armaba un escándalo, amenazaba con 5 amonestaciones a todos y se iba apurada de la zona, y el Gringo se había copiado. Recuerdo aquello y vuelvo a tener 14 años.




miércoles, 5 de agosto de 2015

Murió Juana Bignozzi

¿Qué tenía que hacer yo en casa de Juana Bignozzi? Toda mi vida he aparecido en cualquier lugar, desubicadísimo. Había una chica Andy a quien Juana también había invitado, y estaba el marido de Juana, bueno como ella, pero sin su ferocidad. Juana tenía una maldad precisa, usaba la precisión que los poetas tienen con las palabras para condenar las imbecilidades. Adonde se daba vuelta, veía una imbecilidad y la volteaba de un sopapo. Y lo hacía por buena, porque sabía que las imbecilidades encierran la mezquindad y la miseria. Una tarde estaba en el Bar Tuñón y la descubrieron unas señoras que hacían unas tertulias de poesía en el sótano maravilloso que tenía aquel lugar. Juana no quiso pero le insistieron mucho y fue para no ser descortés, pero a los cinco minutos de escuchar pavadas se le salió la cadena y le dijo a esas pobres mujeres tantas cosas de las idiotas que se cuelgan de la poesía para seguir siendo unas frígidas ensañadas, que daba mucha pena, aunque el castigo fuera justísimo.
Tenía un rigor inapelable, y era el mismo rigor con que era amiga (por eso me invitó a su casa) y el mismo rigor ideológico.
La conocí en ese bar, la catedral que erigió el prócer Narciso Romani, con quien hicimos una vez una revista, que tenía como redactor a Raimundo Rosales​. Rai acaba de compartir un poema de Juana a modo de epitafio para Juana, que murió esta tarde:

Consagré y consagraron mi vida
a tareas que se cumplirán sin mí
no veré morir a mi madre
no conoceré el delirio por un hombre
no viviré en la revolución




* * *

Voy a leer para Juana este poema de Celaya, quizás le gustaba:

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.

Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

viernes, 31 de julio de 2015

El meteorito verde kryptonita


No puedo creer que vi el meteorito verde. Estaba en la parada de colectivo y bajé hasta mitad de avenida Córdoba a ver si venía el maldito colectivo y ahí arriba, frente a mí, arriba de la Estatua de la Libertad del frente de la Facultad de Ciencias Económicas, estaba cayendo. Voy a repetir esto hasta que me muera. Le dije a mi sobrino Gastón y a dos señoras que estaba en la parada y me miraron con reservada incredulidad.
Y ahora no puedo creer que nadie pueda explicar qué fue eso. En tres días todos se habrán olvidado y yo seguiré contando que lo vi, tratando de encontrar a alguien que también lo vio y no entendiendo como todo el mundo puede seguir como si tal cosa. Van a hablar de una carrera de autos, de las elecciones, de la bolsa de Shanghai, de Tinelli, van a hablar de un millón de idioteces, mientras deberían o explicar qué fue ese meteorito o hacer silencio.




martes, 28 de julio de 2015

Estoy enamorado de vos


Si le digo a mi esposa “estoy enamorado de vos”, pulgar para arriba —me gusta.
Si le digo a una amiga “estoy enamorado de vos”, pueden pasar muchas cosas, pero algo pasará.
Si le digo a un amigo “estoy enamorado de vos”, bué, está complicado el asunto.
Si le digo a un flaco en el colectivo “estoy enamorado de vos”, casi seguro que todo mal.
Si le digo “estoy enamorado de vos” a la novia de un amigo, recago todo.
Si le digo a una mamá “estoy enamorado de tu hijo” y el hijo tiene cinco años, se pudre del todo.

Todos aceptamos con beneplácito el amor, que las personas se quieran, que unas quieran a otras, pero la declaración de enamoramiento implica algo que hace hervir tabúes.

Tengo que decirlo: estoy enamorado de muchas, muchísimas personas.
No se los digo, porque sería para problema.

Y no es poco problema no decirlo, porque decirlo abre la puerta a muchas cosas que deberían ser buenas, cosas de la libertad y el amor, y de mucha vida.

¿Qué se me recomienda hacer?

Quizás decírmelo en voz baja, o escribirlo en un papel y poner el papel en algún lugar.

Lo mismo, falta decirlo. El otro no es de palo.

Quizás debería poner un porcentaje: “estoy enamorado de vos 72%”,  “estoy enamorado de vos 14%”, “estoy enamorado de vos 39%”, y luego explicarle todo este planteo.



 

martes, 14 de julio de 2015

Crecerás con él


"What Child Is This?" es un hermoso villancico que el inglés de Bristol William Chatterton Dix escribió en 1865, entre otras canciones con las que celebró la vida, luego de zafar de las garras de la muerte.

Gustavo Beytelmann, compositor argentino nacido en Venado Tuerto, hizo la música de “Los gauchos judíos”, de Juan José Jusid.

Beytelmann hizo un trabajo maravilloso. Es una de las mejores bandas sonoras de una película argentina.

Con letra del histórico ramallense Leonardo Castillo, versionó el villancico de Chattereton Dix para que lo cantara la porteña Ginamaría Hidalgo.

El resultado tiene bastante de extraño. La música tiene aires de música de antiguo folklore hebreo, afirmado por la frase (y nombre del tema) “crecerás con él”, siendo “Él” Dios, aunque si no se presta mucha atención y sólo se mira en la escena de la película a Ginamaría Hidalgo con el bebé, bien se puede pensar que la frase está dirigida a la madre.









viernes, 10 de julio de 2015

Aquí yace

Marca del padre al que hay que desoir: el que dice "yo a tu edad..." (si dice tamaña imbecilidad, haya hecho lo que haya hecho a cualquier edad lo ha convertido en algo a lo que no vale la pena parecerse).
Marca del gordo: pedir Coca light.
Marca del aspirante a burgués: mandarse la parte mostrando que sabe de vinos.
Marca del miserable: buscar cualquier cosa que diga GRATIS.
Marca del viejo: no escuchar.
.
Es obvio que esto es una autobiografía o un guión para mi epitafio.
El epitafio diría algo así como:

AQUÍ YACE UN GORDO QUE IBA A 
LAS PRESENTACIONES DE LAS 
BODEGAS PARA CHUPAR DE ARRIBA.

INÚTIL COMO PADRE ESCUCHÓ A 
SUS HIJOS TANTO COMO LO ESCUCHA 
A USTED SI LE HABLA AHORA.





jueves, 9 de julio de 2015

Maldito celular

Cosas que el celular ha enterrado para siempre y de las que los sub 30 jamás tendrán siquiera nostalgia, por ejemplo:

Cuando llegás de un largo viaje que hiciste solo y agarrás el teléfono para llamar a alguien y decirle "llegué bien",

Comenzando yá.
.



martes, 7 de julio de 2015

Lo que son


Una persona que del otro lado no tiene nada.
Que, en realidad, no tiene otro lado.
Te mira planamente. Quizás como un idiota, o un psicótico, pero no. Es una persona como cualquier otra.
Pero cuando la conocés, no podés entender que no tenga nada más que lo patente.

Una persona que es áspera, ácida, agresiva, que lastima apenas te acercás.
En breve descubrís que todo lo que podés percibir de ella es una coraza.
Toda su presentación es una defensa.
Si traspasás la defensa, sólo hay una persona minúscula, apenas válida, en el centro de una soledad.
Pero en el centro.
De ahí no se la mueve.
Está afirmada en su centro de gravedad.
Desde ahí hace, y hace mucho en la vida. Consigue casi todo lo que quiere.

Estas dos personas todo lo que tienen es lo que son.



.


domingo, 5 de julio de 2015

Algunas noches

Ya lo había sentido en este departamento luego de que murió Lo Yuao. Entonces el televisor se encendía solo a determinada hora de la noche, a las dos, las tres. Yo daba un salto en la cama. Pensaba que a esa hora Lo Yuao miraba la televisión.

Como en aquella época, duermo solo. Anoche sentí un frío súbito en los pies, inexplicable. El ambiente estaba frío, pero yo estaba abrigado. Y de golpe un hielo me agarró los pies juntos. Inmediatamente entendí que alguien estaba visitándome. ¿Qué quería de mí? Me quedé quieto, mirando la oscuridad. Las pequeñas lucecitas del router se volvieron muy fuertes y las cosas cobraron su volumen. Todo estaba tieso en esa penumbra, incluso yo, incluso mis ojos abiertos. Sin embargo, el aire se movía y no pasó mucho antes de que una sombra pasara delante de las luces. Algo como un trapo gigante o un animal ni muy lento ni muy rápido.







Avistaje

Me apena mi mente, aterida de frío como está allá arriba en el trampolín más alto, con su trajecito de baño pegado al cuerpo, en el viento, hora tras hora, soportando la espera hasta que yo termine de cumplir con obligaciones, trabajar y otros pasatiempos de la muerte, para poder desplegarse en un salto en el aire hacia el agua.
Hoy entre dos estaciones del subte me quedé dormido, quizás no más de diez segundos y soñé con una revista que tenía en la tapa fotos de varias puertas. Luego cambiaba, como se modifican las cosas en los sueños, a una sola puerta. No veía el nombre de la revista, pero lo escuchaba; era una palabra que indicaba la invitación a mirar la puerta, luego a mirar todas las puertas de Buenos Aires. La palabra emergía en forma clara: AVISTAJE. Me causó gracia que se transfiriera a un paseo urbano un término usado para observar la Naturaleza -pájaros, ballenas-, mientras como una mancha de tinta se extiende en el agua, el concepto se empezaba a contaminar de la idea de contemplación. Puede observarse una puerta durante horas, pensé, y luego me desperté.





jueves, 2 de julio de 2015

Ética de la fructificación

Ángeles Ascasubi comparte con sus amigos este poema del místico musulmán persa Yalal ad-Din Muhammad Rumí:

"¿Sabes lo que eres?
Eres un manuscrito de una carta divina.
Eres un espejo reflejando un rostro noble.
Este universo no está fuera de ti.
Mira dentro de ti mismo;
todo lo que quieres,
ya lo eres ".

Como toda buena poesía, tiene poder revolucionario.

También lo tiene esta frase ecologista que alguien mandó escribir en una pared del frente de la casa de la Administración de Parques Nacionales de Ushuaia:

“El mundo no es lo que le dejás a tus hijos, sino aquello que tus hijos te han prestado para que se lo devuelvas mejor de lo que lo encontraste”.

Similar es esta otra, del menonita paraguayo Martin Haas:

Cuida de apartarte
De aquellos para quienes no seas ocasión de vivir,
A quienes no alimentes como el agua a las plantas,
Quienes no son buena tierra para la semilla de tu acción y tu palabra.
Procura sólo a quienes eres ocasión de florecimiento.
Toca sólo a quienes tu luz y tu miseria transforman y mejoran.
Hazlo en celebración de Dios,
En provecho de ellos y tuyo,
Y porque es tu obligación
Hacia tus hijos.

.


jueves, 25 de junio de 2015

Una maestra

¿Por qué las personas sienten a alguien como maestro?

Porque está apasionado con el tema que comparte con los alumnos.

Segundo, por su generosidad. El verdadero maestro no da como un sacrificio, ni siquiera da porque lo decide, sino que es una generosidad que no puede refrenar. Necesita compartir aquello que lo apasiona.


Tercero, es mucho menos lo que el maestro sabe y transmite, que aquello que su comunicación incita. Se siente maestro o maestra a aquella persona que es capaz de que saquemos lo mejor de nosotros. Le agradecemos al maestro que nos haga producir lo mejor que somos capaces de producir. 





miércoles, 24 de junio de 2015

Para mí un final horroroso, por favor

San Pedro:
- Shenchi, de onda: parece que tenés todo el tiempo que quieras por delante, pero se va volando.
- ¿Y entonces? 
- Nutran. Zafen de estar con gente a la que no trastornan. No está bueno para ellos ni para ustedes. Shenchi, es: una movida, un toque al corazón, una movida, un toque al corazón, una movida, un toque al corazón. Y si eso no conmueve, vayan a otro lugar. Mejor horrorizar que aburrir.





miércoles, 17 de junio de 2015

Please do, please do rock us


No nos interesa progresar.
No queremos ser felices.
Decimos que queremos la paz, pero seguimos hablando de otra cosa.
Ser buena persona, responsable de los que queremos, es algo dado, no necesitamos conseguirlo.
Un mundo mejor, todos queremos.
Todo bien con la ecología, ¿quién va a estar en contra?
En una vida estabilizada ni pensamos.
La Patria, una bandera. Dios, un tema de otros.
El crecimiento profesional no nos excita.
La plata, todo bien, el rato que dura.

Pertenecemos a la generación del rock, gente que está destinada a necesitar conmover y ser conmovida.





viernes, 5 de junio de 2015

70 centímetros


Lo más cerca que estuvimos en toda nuestra vida fue a 70 centímetros (aunque nuestras zapatillas casi se rozaban), pero nos mirábamos de una manera y nuestras moléculas vibraban tan fuerte, todas juntas, como si estuviéramos envueltos en una nube de moléculas enloquecidas unas con otras, que a esa  distancia nuestro encuentro fue muchísimo más intenso que el que he tenido durante años con personas con las que nos metimos uno dentro del otro por todos los agujeros.





La misión de Piteas


     ¿Por qué vas a explorar territorios estériles, Piteas?
     ¿Cuáles esperás que explore?
     Los que florecen de riquezas, donde la Naturaleza es pródiga y feliz y donde los hombres construyen el mundo. Vos sos toda simiente, es necesario que estés donde fecundes. Aunque tu semilla es cuantiosa, no es infinita. Los dioses te las han dado, una por una, y miran adónde va cada una. No tenés ni una sola que sobre, de modo que no hacés bien en desperdiciarlas sembrando donde nada crecerá.
     Los campos buenos ya son buenos, no me necesitan. Estoy llamado a ampliar los horizontes de la vida. Lo fecundado ya no necesita ser fecundado. Ser fecundo es crear vida donde no la hay.
     Pero es que adónde vas no vas a crear vida, porque la realidad es estéril.
     ¿Cómo saberlo, hasta no intentarlo?
     Estás intentando probar que sos quien querés ser, distraído de tu misión en el mundo.

     Mi misión no está cerrada. No me condenes a lo que vos decís que es mi misión.






Formateado japonés

    




PERAS

1 - buddha shaped pears from china


SANDÍAS

square watermelon


MANZANAS

square apple

NARANJA

 square orange thumbnail


PERROS


dogshow2


dogshow5


o-DOG-CUBE-570

square-round-dog-haircut-taiwan-2


martes, 2 de junio de 2015

Altas bestias



Observo cómo se tratan estos dos animales, bestias que no han sido terminadas de criar, criaturas silvestres, y sin embargo más evolucionados que todos quienes sienten flemática repugnancia por ellos. Me parece milagrosa la forma en que han alcanzado uno de los puntos más altos en la vida humana: se pueden decir que se desean, uno puede decirlo, el otro escucharlo, y luego seguir hablando de trabajo, de cualquier cosa.



Hola Rata


La Rata es el Señor de la Trama del Mundo. La Trama simplifica los espacios; en la misma cuerda están Dublin, Fukushima y Budapest. En otra, Managua, Sidney y Chengdu. La Rata conoce todo caminando sobre esas cuerdas. No necesita viajar.

La Rata puede bendecir o lastimar porque ella anda por la Trama del Mundo, que está en otra Dimensión, una dimensión que es como una síntesis o una profundidad. Toda la realidad está concentrada en esa dimensión

Cuando me acerco a una rata, vuelvo a entender que no necesito buscar la verdad todo el tiempo como siempre hago, porque ustedes ya la tienen

Las Ratas YA saben la verdad antes que los demás.






sábado, 30 de mayo de 2015

En sueños


No sé bien dónde estoy.
Estoy lejos de casa.
De lo que fue nuestra casa.
Cuando ya no estuvimos juntos, yo no tenía nada que hacer allí,
de modo que me largué.
No sé hace cuánto tiempo.
Y no sé bien adónde e ido a parar.

Sueño mucho con ella.
En mis sueños somos felices.
A veces yo estoy muy ocupado, resolviendo algo,
y ella aparece y me hace una broma, y entonces nos reímos.
Luego, despierto al mundo en el que estoy solo.


Sé que cada vez soñaré menos con ella.
Cada vez vendrá menos a estar conmigo y alegrarme.
Se meterá más y más profundamente en los sueños, hacia su vida.
Espero que sea feliz.
Yo seguiré andando.




Chile a fines de mayo del 2015


Adoro Chile por su tipo de singularidad. Es parecida a la del tango, la de Woody Allen o la de los canguros; antes decía el fanfarrón: "me hicieron a mí y rompieron el molde".
Pareciera que nada de Chile se repite en ningún otro lugar. ¿Dónde más se le llama "botillería" al local de venta de bebidas, "raja" al culo y se pregunta "cachai" para confirmar que se es entendido?
Chile es única como todas las islas, sin ser una isla. La gente tiene una homogeneidad asombrosa y todos se conocen o creen conocer. Inmediatamente se llama a las personas por su nombre de pila, el Marcelo, la Elizabeth —o por el apodo, el Pato, el Pillín.
Por una de la trama de peatonales alrededor de la Plaza de Armas de Santiago encontré que vendían "ropa de Alemania y Estados Unidos". Compré una camisa Nautica por 2.000 pesos. Dos cuadras más allá entré en un baño público que me costó 450 pesos. Cuatro meos, una camisa de primera marca.  Esa relación de precios no la vi en ningún otro lugar.
La capital es famosa por su smog. Ayer, al salir del subterráneo, el Metro, en la estación Los Héroes, que da a La Alameda, los ojos me ardieron feamente. "Esto es peor que el DF", pensé, pero al rato descubrí el olor a gas lacrimógeno. Recordé en ese instante que los estudiantes —a quienes se llama "pingüinos" como en ningún otro país del mundo— hacen sus protestas en esa avenida. Más tarde, efectivamente, habríamos de confirmar que una manifestación fue reprimida.
Es singular de Chile en este momento, que los estudiantes lideren el movimiento que deberían haber impulsado los partidos políticos o los empresarios, los sindicatos, otras organizaciones de adultos: el de la gratuidad de la educación. Y esa potencia y protagonismo en la que ha ido a resucitar el mayo francés, que todos los estudiantes del mundo deberían emular, además es apoyada por el Gobierno. Estos días escuché al ministro de Desarrollo pedirle a los jóvenes que banquen las medidas que tomará el Gobierno para hacer la educación gratuita. Escuché a ese altísimo funcionario confesar que sigue a los jóvenes. Cuando un Gobierno está orgulloso y tiene verdadera fe en sus jóvenes, las cosas están en orden.
La pronunciación del habla castellana también es muy especial. Podrá uno confundirse cuando escucha hablar a otro latinoamericano, pero en cuanto un chileno abra la boca, nadie tendrá duda de que es chileno. Transforman, por ejemplo, la sh en ch. Dicen "chow de televisión". La presidenta Bachelet, cuando quiso decir "gracias" en chino, en lugar de pronunciar shie shie, dijo chie chie. Sus estudiantes le gritaban a los policías (que en Chile, sólo en Chile, tienen el amedrentador nombre de carabineros): "Paco, escusha, tucha es mi lusha".
Hay que ir a Chile cada tanto y darse una biaba de chilenismo, de esa singularidad irresistible que no se halla en ningún otro lugar.
•••

En estas fotos podrán ver el afán del fotógrafo añejo de hallar imágenes pintorescas. Sepan disimular.



Puente de la calle Huérfanos sobre la autopista.




Gato y Ángeles, tremendos compañeros de gira.

En un bastión d ela izquierda universitaria con Ángeles y el Gato y nuestra anfitriona Karina Fernanda. No se puede pedir más de alguien que te recibe; "acá tienen la llave", y nos dejó la casa donde vive. Demasiado, Karina.










Elegante el Gato Héctor Ossés, de rojo Denise Cid Frías (Universidad de Antofagasta), Ángeles Ascasubi allá atrás, a su lado arriba María Supervielle y abajo con las manos tomadas Paula de Santiago (ambas del Portal China, de Uruguay) y Sonia Toledo Azócar (Universidad Católica de Valparaíso).

Valparaíso, tierra mía.

Primer ministro Li Keqiang, presidenta Michelle Bachelet.



Aniversario de Cruzando el Pacífico con Ángeles, Mariana y Elvira.

Con Sun Xintang, Coordinador del Centro Regional de los Institutos Confucio de América Latina.

En Valparaíso, tras conferencia de Su Xintang organizada por el Instituto Confucio de la Universidad de Santo Tomás.